Portada del programa de Festes Patronals de 1988.

Recuperem este text de Rafael Capella Vilanova publicat al programa de les Festes Patronals d’octubre de 1988. L’autor va fer un gran treball d’investigació, consultant a persones que havien viscut tot el segle XX i podien donar testimoni de l’evolució de les festes. És un exercici de memòria preciós que aporta nombrosos materials útils tant per a curiosos de la història del seu poble com per a historiadors; de fet, trenta-tres anys després de la seua publicació pensem que ha augmentat encara més el seu valor.

Si algú pensa que les festes sempre són iguals, se sorprendrà de la varietat d’actes i de formats que s’han pogut gaudir en el segle passat.

Agraïm a Rafael Capella Vilanova la seua autorització per a la publicació digital del text. Reproduïm també les set imatges que acompanyaven el text, amb alguns comentari extra per contribuir mínimament al seu contingut. Es poden veure més fotografies de les festes de les Alqueries a la Col·lecció de fotos de l’Oficina del Croniste, a la Col·lecció de Delfineta Llorens, a la Col·lecció de Batiste Soriano, o a la Col·lecció de Pilar Molés Ros.


EL AYER Y HOY DE NUESTRAS FIESTAS.
DATOS HISTÓRICOS DESDE EL AÑO 1900 A 1988

Rafael Capella Vilanova

Contingut

Introducción

Periodo desde el año 1900 al 1930

Datos más concretos sobre las fiestas de 1900 a 1930

Años 1931, 1932 y 1933

Años 1934 y 1935

Época después de la guerra civil a partir del año 1940

Año 1942

Año 1943

Años 1944 y 1945

Años desde 1946 a 1952

Año 1953

Año 1954

Años 1955, 1956 y 1957

Años 1958 y 1959

Años 1960 hasta 1969

Año 1970

Año 1971 – Quintos

Año 1972 – Quintos

Año 1973

Mes de febrero de 1974

Fiestas octubre 1974 y 1975

Año 1976

Año 1977

Año 1978

Año 1979

Año 1980

Año 1981

Año 1982

Año 1983

Año 1984

Año 1985

Año 1985 – octubre

Año 1986 – junio

Año 1986 – octubre

Año 1987

Año 1988 – junio

INTRODUCCIÓN

A petición de la Comisión de Fiestas, cuyos componentes son la Junta Directiva de la Asociación de Peñas, me pidieron que escribiese algo sobre las fiestas de nuestro pueblo.

En mi ánimo siempre ha estado el colaborar con las Comisiones que me lo han solicitado, pero con estos amigos míos de este año no podía negarme, al ser este año mis hijos festeros, tanto mi hija Rocío siendo Reina lnfantil como mi hijo Rafael su caballero acompañante.

En un principio pensé escribir un folio y punto.

Pero empecé hacer algunas entrevistas a las personas más mayores del pueblo y me lié. Pero este trabajo lo hice con suma ilusión, sobre todo al haber averiguado muchos datos de antes.

Por ello a la vista de todo lo que he podido averiguar, hay unas épocas marcadas muy diferentes en nuestras fiestas.

Antes del año 36, para mí las mejores en los años 50 al 60, y al final, la época del 78 al 85, segregación incluida.

Así, pues, termino dando las gracias a todos los que han aportado datos, pero al mismo momento, dejo esta breve historia abierta, con la idea de que si alguien sabe alguna cosa más o hay algunos datos que estén equivocados se rectifiquen para que así, poco a poco, se pueda ir reconstruyendo nuestra historia. Mi ilusión sería poder, en otro trabajo, averiguar las fiestas de los barrios, para que dentro de pocos años pueda haber una historia completa en las manos de nuestros hijos.

RAFAEL CAPELLA VILANOVA
(Septiembre 1988)

PERIODO DESDE EL AÑO 1900 AL 1930

Durante este período de tiempo ha sido difícil conseguir información sobre las fiestas que se realizaban en esta época en nuestro pueblo de Alquerías del Niño Perdido, puesto que la mayoría de las personas que nacieron entre los años 1900 al 1915 no se acuerdan de casi nada, excepto que todos decían que se hacía “BOU EN CORDA”.

Al mismo tiempo ha sido imposible contactar con personas que hayan sido de la Comisión del “Bou”, que era cómo se denominaba entonces, la mayoría porque ha fallecido y los que todavía viven no recuerdan datos y fechas concretas.

No obstante, todavía tenemos un testigo de excepción que es el Sr. Manuel Capella Molés (el tío Manolo La Cala), nacido el 20 de enero de 1900, lo cual da a entender que tiene 88 años.

Además, el tío Manolo ha sido y es todavía un alqueriero de “soca”, puesto que fue miembro activo de la Comisión del “Bou” aproximadamente desde el año 1923 al 1935, y él mismo, hoy con una memoria que a veces le falla, pero con la suficiente lucidez, ha sido el que más datos ha podido aportar en este período de tiempo.

Durante los años que iban de 1900 a 1930, los actos y celebraciones que se realizaban en honor a la Patrona la Virgen del Niño Perdido en el día de fiesta principal eran el segundo domingo del mes de octubre y solían terminar el tercer domingo.

Los actos que se solían realizar normalmente eran los siguientes.

Sábado: Por la tarde, “Bou de Corda”. Por la noche, los hombres y mujeres normalmente más festeros, solían hacer serenatas por todo el pueblo, recorriendo todos los barrios, acompañados por un “dolçainer” que iba delante y además detrás de la gente iba la Banda de Música del pueblo, amenizando la fiesta hasta altas horas de la noche.

Domingo: FIESTA PRINCIPAL. Por la mañana se solía hacer la Misa principal en la Iglesia del Replà (hasta el año 1935), concelebrada por tres sacerdotes.

Luego se inauguraba la típica feria de tenderetes, que está ubicada en el Camino de Valencia, a la parte de abajo del Replà, hacia la Creueta o vía de ferrocarril.

Por la tarde se solía hacer la Solemne Procesión, en el Replà, por donde poco más o menos estaba ubicada la feria.

Todos estos actos estaban presididos por los cuatro alcaldes que teníamos entonces y el alguacil (estos alcaldes eran los representantes de los barrios Bellaguarda, Pino, Horno y Lloreta). Aunque además solían asistir el Alcalde y Ayuntamiento de Villarreal invitados a tal efecto.

Por la noche solían asistir a los bailes que se organizaban en los distintos cafés. Estos bailes ya son a partir del año 1925.

Lunes: Por la mañana se solía hacer la Misa de Réquiem por los difuntos de Alquerías.

Luego, al mediodía, se celebraban las típicas “CALDERES», para todo el pueblo, con carne sobrante del toro, como la cabeza, etc., y otros condimentos, a las cuales asistía la gente a recoger su parte portando “UN PEROLET”.

Por la tarde se solían hacer carreras de caballos (“carreres de haques”).

El resto de la semana, hasta el siguiente domingo incluido, se solían hacer vaquillas, bailes en los cafés, “palo ensabonat”, «perols», carreras de sacos, teatro, etc.

DATOS MÁS CONCRETOS SOBRE LAS FIESTAS DE 1900 A 1930

La comisión del bou solía estar compuesta de 6 ó 7 personas.

Durante todos estos años no hubo festeras.

Para la compra del toro y otros gastos se recolectaba por el pueblo dando cada uno la voluntad.

La carne del toro se repartía según lo aportado por cada persona en la recolecta.

En cuanto a fuegos artificiales: “tracas y cohetes”, se solían usar poco al principio, pero tal como va llegándose a los años 30, según la disponibilidad de dinero ya se solía tirar algún castillo de fuegos artificiales, que consistía en unas tracas y un par de barras de 6 ó 7 carcasas cada una.

De 1900 a 1930 existieron TRES plazas donde solían hacer las vaquillas y alguna novillada, que eran las siguientes:

1.ª La más famosa y que se usó durante más años fue “La Placeta del Taronger», cuya denominación viene dada de la Alquería de Sartos. Su ubicación se encontraba en la parte de abajo de la Carretera Nacional y a espaldas donde se encuentra hoy la recepción del Motel Ticasa, donde hoy en día todavía se puede apreciar perfectamente dicha plazoleta.

2.ª Había otra que estaba ubicada en el patio de “Josep de Borillo”, detrás del hoy taller de Andrés Julián en la Avda. Izquierdo. Las vaquillas y toros los encerraban en “Casa de la tía Isabel de Les Campanes”, que es la actual casa vivienda de la familia Izquierdo que da al callejón (hoy calle Burriana).

3.ª Y la tercera estaba situada enfrente de la taberna de “Casa Cantó” (hoy calle San Roque), donde había un patio o replaza.

La segunda y tercera plaza parece ser que eran solares que adquirió el Ayuntamiento para hacer escuelas, pero luego, por los motivos que fuere, no se construyeron y se llegaron a utilizar para hacer toros.

Una vaqueta a la plaça Major; l’edifici de l’esquerra és l’actual Centre municipal de jubilats i pensionistes. És molt curiosa la imatge dels joves penjant d’arbres i reixes. Comptant que la casa del mig es va construir a mitjans dels anys 60, la fotografia podria ser d’eixa dècada o de la següent.

El recorrido o vila por donde solía discurrir el “BOU EN CORDA” durante estos años era el siguiente:

Salida: lglesia del Replà, calle Virgen de la Rosa, la calle hoy José lzquierdo, Casa Cantó, Camí Artana (hoy Avda. Jaime Chicharro), Camí Real (Carretera Nacional) y Camí Valencia, dándole muerte en el Replà.

También otros salían de la “Placeta del Taronger” y seguía por la Carretera Nacional, dando la misma vuelta.

Hubo un año, no se sabe exactamente cuál fue, que se escapó el toro de la cuerda, en el Camí Artana tomando dirección hacia Burriana, pero al llegar a la estación de ferrocarril por el FORN de LLOP, había un tren parado y no pudo seguir el toro. Para volver a cogerlo tuvieron que ir los mansos, los cuales lo retornaron al corral.

Estos toros los solían comprar en la zona del Maestrazgo y se calcula que por los años 30 pudiesen costar 1.000 pesetas. Algunos de ellos solían ser toros de labranza, puesto que para hacerlo a la “CORDA” igual servían y las vaquillas las alquilaban a ganaderos del alrededor.

Por aquel entonces parece ser que el Ayuntamiento de Villarreal daba una subvención, 250 ó 300 pesetas.

Como anécdota hay que hacer constar que los dueños de los huertos colindantes por donde solía pasar el toro tenían la costumbre de regarlos, pero al ver que la gente igual entraba, desistieron de ello y ya no los solían regar tanto.

En cuanto a las carreras de caballos en esta época, los jinetes corrían a “PEL”, o sea sin montura. De esta época no se ha podido conseguir nombres de jinetes, salvo la de un caballo que se denominaba “L’haqueta del Rullo Castañer de Burriana», que solía correr sin jinete y ganaba bastantes carreras.

El premio al ganador siempre era el mismo: UN POLLO.

El recorrido era en el Camino Valencia:

Salida: Casa el Colorat (casa donde vivía el tío Rey).

Meta: Parte arriba del motor del Niño, a la altura final de la pared de la finca de Canastro.

Otro concurso famoso era el “PALO ENSABONAT”, que tenía una altura de 4 ó 5 metros, y el que llegaba arriba, el premio era coger el POLLO.

Otros datos históricos y siempre relacionados con la fiesta, es que durante la época de los años 1925 al 1950, y según el Sr. Joaquín Lloréns Mayner (tío Chimo Lluisa), de 87 años, había una gran afición al baile, puesto que entonces existían CUATRO CAFÉS (Centro, Agrícola, Casino Nuevo y Radical), en que todos los domingos solía haber baile en alguno de los cafés con Banda de Música.

lncluso en los días más festivos del año, solían hacer baile en domingo los cuatro cafés a la vez, y la gente tenía por costumbre recorrerlos todos, yendo de uno a otro.

Las Bandas de Música solían ser la de Alquerías, Artana, Vall de Uxó, etc.

Asimismo y hasta el año 1935 ó 1936, existían dos Compañías de Teatro en Alquerías del Niño Perdido, las cuales alternaban sus actuaciones a lo largo del año, haciendo cada una de ellas 8 ó 10 funciones por año, habiendo una rivalidad entre ellas para ver quién lo hacía mejor, estrenando continuamente nuevas obras.

Los artistas que componían dichas compañías eran los siguientes:

CENTRO OBRERO

Delfina Martí Usó

Carmen Capella Arrufat

Rosario Cantavella Ballester

Patrocinio Martí Uso

Manuel Molés Capella

Manuel Cantavella Ballester

Pascual Nebot Vilar

Manuel Casalta

SINDICATO SAN JOSÉ

Teresa García Safont

Ramona Marco Nebot

Vicente Arnal Vicent

Joaquín Marco Nebot

Miguel Ballester

Gregorio Vilar

Carmen Marco

A todos los actos la gente solía acudir bastante, pues en definitiva eran las únicas distracciones de que podía disfrutar, en plan festivo.

AÑOS 1931, 1932 Y 1933

Durante estos tres años se solían hacer las mismas fiestas que lo relatado anteriormente, con la salvedad, que las vaquillas que se hacían entre semana durante las fiestas de octubre, se realizaron en la calle (hoy) Virgen del Niño Perdido.

En uno de estos años la Banda de Música de Alquerías, queriendo imitar a la Banda de Música del Empastre, se hicieron unos trajes de Smoking CON TELA DE SACO, haciendo unas fiestas muy divertidas.

Durante estas fiestas ya se solían hacer bailes en esta calle donde la gente, y sobre todo las mujeres, se ponían mantones de Manila, etc.

AÑOS 1934 Y 1935

Durante estos dos años, continúan las mismas costumbres de antes, con la novedad de que a partir de estos años las vaquillas ya se celebraron en la plaza Principal de Alquerías (hoy plaza Mayor).

Por aquel entonces la plaza se cerraba con carros y se engalanaban oportunamente.

Las mujeres ya empiezan a ser más representativas en la fiesta y salen grupos de amigas (entre ellas: Piedad la Manzana, Lola la Salvaora, María la Bodina, Rosita de Topa, etc.), las cuales van representadas con unos vestidos como “MANOLAS”, ataviadas con un matón de Manila.

Los días que se hacían vaquillas y toros en la plaza, estas manolas entraban en la plaza, haciéndolo a caballo de una berlina, que la conducía el Presidente de la Fiesta que le llamaban Manuel Molés Pitarch (el tío Pitarch), el cual daba la llave de los toros para abrir los corros y que se empezasen los toros.

Así, pues, entraban en la plaza con la berlina arrastrada por caballos, y daban la vuelta a la misma.

Detrás de la berlina solían ir los aficionados al toreo con capote, y entre ellos nos encontramos a distintas personas como:

El Monet, El Molino, El Niño del Arte, El Andalucho, todos de Burriana, y de Alquerías, Los Camilos y Enrique el Huito.

Era una fiesta bonita donde la gente ya disfruta más con el ambiente de la fiesta en la plaza y la forma en que se realizaban los festejos.

Así, pues, dejamos esta época de 1900 a 1935, donde lo más popular era el “BOU EN CORDA», y entramos en 1936, donde estalla la guerra civil española; pasando los años 1936 a 1939 sin ningún tipo de fiesta por hallarse en guerra.

ÉPOCA DESPUÉS DE LA GUERRA CIVIL A PARTIR DEL AÑO 1940

Parece ser que después de terminada la guerra en el año 1939, durante los dos próximos años, o sea 1940 y 1941, se prohíben celebrar festejos taurinos a nivel nacional, por lo que en estos dos años no hay constancia de nada, y según los más viejos, dicen que no se celebraron fiestas.

Lo que sí que cambió en el año 1940, la Iglesia del Replà deja de utilizarse, y la nueva iglesia se ubica en lo que antes era el Cine Requena, que era un almacén que estaba situado enfrente de lo que hoy es el Ayuntamiento (chalet de Safont), posteriormente esta iglesia llegó a utilizarse como almacén de abonos de la Cooperativa Agrícola “San Jaime”, hasta que la derrumbaron y se constituyó en la plaza donde hoy en día se realizan espectáculos, cenas de “pa i porta” y los toros, que fue a partir desde que se inauguró la actual iglesia.

Es a partir del año 1942 cuando se vuelven a celebrar las Fiestas Patronales, siguiendo la misma costumbre de antes del año 1936, y ya se poseen datos más concretos de las personas que estuvieron de Comisiones de Fiestas durante los próximos años, aunque en alguna Comisión no se han podido completar todas las personas que la componían.

AÑO 1942

Miembros de la Comisión de Fiestas:

Francisco Vicent Vilar “Fraisquet de Petilo”.
Bautista Ros Membrado “Manils”.

Se celebra también el “bou de corda”, vaquillas en la plaza, bailes, concursos, etc.

También se celebran carreras de caballos, igual que en la época anterior, o sea sin montura (a PEL), pero el sitio y el recorrido ya no es el mismo. Este año se celebran en el Camí Artana (hoy Avda. Jaime Chicharro).

La salida era del “FORN DE LLOP” y la llegada delante de la iglesia vieja (hoy plaza donde se efectúa el embolado de los toros).

Este año participan entre otros jinetes: Melchor y Navarro, de Burriana, y Manuel Ros “L’Ample” y Victoriano Usó “Guitarra”, de Alquerías.

AÑO 1943

Miembros de la Comisión de Fiestas:

Víctor Meliá Aznar, Pascual Bodí Ayet y Bautista Cherta Bort “Quisal”.

Este año el “bou en corda” lo sacaron desde la plaza y al llegar a la Carretera General, se desvió por Casa Teodoro hacia el Cabesol. Al querer hacer volver el toro para hacer el recorrido normal por Bellaguarda, hacia el Camino Valencia, el toro no quería ir normal, al tirar de la cuerda, sólo pudo llegar hasta la “Casa de Coloat”, al lado de la Casa del tío Rey, en la parte abajo del Replà, donde tuvieron que matarlo, por lo que no hizo todo el recorrido de la Vila.

Asimismo en 1943 fue el último año que se celebraron carreras de caballos, con el mismo recorrido del año anterior y prácticamente los mismos jinetes, pero el vencedor este año fue Victoriano Uso “Guitarrilla”, y el premio todavía consistía en un POLLO.

También en este año ya consta que se hicieron los típicos “VARIETÉS” o espectáculo de variedades.

Este año como figura estelar actuaba por primera vez en Alquerías la famosa vedette “LA PAQUI-MAR”.

La anécdota más curiosa de esta noche de varietés fue la siguiente:

La vedette “PAQUI-MAR” era muy famosa por aquel entonces. Como tal vedette llevaba unos trajes más o menos provocativos, pero en aquella época los trajes que solían exhibir debían de legalizarlos ante las autoridades ante lo que se llamaba la censura.

La “PAQUI-MAR” vino a actuar con unos vestidos, llevando las correspondientes autorizaciones gubernativas, estando sus trajes legalizados.

Pues bien, entre dichos trajes había uno que llevaba un corte lateral que le llegaba un poco más arriba de las rodillas, por las pantorrillas.

Al ir a revisárselos los señores que ejercían la censura en Alquerías, no le autorizaron a que se lo pusiera, por más legalizado que estaba, y pese a lo mucho que tuvieron que pelear la Comisión de Fiestas para que la dejasen salir con dicho traje.

AÑOS 1944 Y 1945

Miembros de la Comisión de Fiestas:

Bautista Vicent Capella “Manils”, Jaime Cubedo García, Manuel Amancio “Pifaino”, Roberto Molés Molés, Manuel Martí Cortés, Pascual Gil Broch y Blas Ballester Llorens.

Como se puede observar aquí, ya se ha conseguido más información sobre los miembros de la Comisión de Fiestas, gracias a los datos aportados por el “tío Batiste Manils”.

Durante estos dos años ya se empezaba a ver más actividad en las fiestas; así, pues, el domingo de la fiesta principal, por la noche, se solía hacer un espectáculo a base de danzas (valencianas y aragonesas).

Aunque las fiestas se realizaban en la plaza, “les calderes” continuaban haciéndose en el Replà.

Se solían hacer los clásicos concursos del palo “ensabonat”, carreras de sacos, anillas en bicicletas y el triángulo de madera sobre un cable para coger el pollo.

Los forasteros le llamaban al “bou en corda” de nuestro pueblo “EL BOU FIGUERO Y MANGRANERO”, debido a la gran cantidad de higueras y granadas que había en su recorrido.

Como anécdota importante que le ocurrió a esta Comisión, fue que en la recolecta voluntaria para la compra del toro «en corda», entre todo el pueblo recaudaron 1.000 pesetas que faltaban, en el baile popular que se organizaba durante las fiestas, hacían pagar, y cuando la Comisión vio que tenían ya 1.000 pesetas de ganacias para pagar lo que les faltaba, dejaron entrar al resto de la gente gratis.

Las vaquillas las hacían en la plaza, cerrada con carros, haciendo pagar la entrada a tres pesetas por persona.

Para esta Comisión tal vez el hecho más importante fue el año 1943, que compraron el famoso toro bravo, de color rojo, de La Llosa.

Este toro ha hecho historia durante muchos años por su bravura y valentía, en todos los aspectos, siendo el único “bou de corda” que se hizo el recorrido de la Vila al revés de como se solía hacer y fue por lo siguiente:

Este toro lo compran en La Llosa y al traerlo con los mansos hacia nuestro pueblo, al llegar a Moncófar, se escapa y vuelve él solo al corral donde estaba en La Llosa.

Lo vuelven a traer con los mansos y para entrar a las Alquerías, venía por Burriana, Carretera de Bechí, para entrar por Casa tía Molinera (hoy Juan de la Cruz), para llegar a la plaza donde el corro estaba, en la casa hoy del tío Manolo Cubedo (junto al callejón).

Para entrar en el corro les costó toda una tarde, puesto que como el toro era tan fiero y el corro tan estrecho, el ganadero no se atrevía a entrar el toro y los mansos juntos, por si luego el toro embestía a los mansos y les hacía daño. A la vista de ello tuvieron que deshacer el corro y hacerlo más grande, hasta que al final consiguió entrar.

Al día siguiente, sábado, “bou en corda”; sale el toro y como tenía todavía la intuición por dónde había venido, al salir en vez de dirigirse por la plaza hacia la Carretera General, el toro cogió el vicio de irse por donde había venido con los mansos. Ante tal insistencia, el entonces “cap de corda”, “el tío Batiste Manils”, hizo dar la vuelta a la cuerda, por lo que se cogió la Vila al revés.

Este toro, a pesar de ir con cuerda, cogió a SIETE personas.

En el “bou en corda” siempre ha existido la figura del “cap de corda”.

El “cap de corda” no era la persona que llevaba la cuerda por la parte más lejana al toro, sino todo lo contrario, era el que solía ir más cerca del mismo, con la misión de si convenía estirar la cuerda o no, veía si el toro sufría, si se enganchaba, etc., por lo que hacía la función de dirigir por dónde iba el toro.

Antes del año 1936 un “cap de corda” famoso fue el tío Pascual Vicent “Cames”, y después del 42, el tío Batiste “Manils” también ha sido bastantes veces.

AÑOS DESDE 1946 A 1952

Miembros de la Comisión de Fiestas:

José Nebot Vicent “Borillo”, Vicente Vicent Capella “Manils”, Santiago Molés Capella “La Cala”, Bautita Bort Capella, Pascual Rius Andrés “El Civil”, Ramón Aymerich Juan “Chupió”, Pascual Bort Saborit “Herrero” y Manuel Meliá Aznar.

Esta Comisión puede pasar a la historia por ser de las mejores que han existido, tanto por las novedades que implantaron como por las anécdotas que les ocurrieron, además del buen ambiente que reinaba entre la fiesta y la participación y colaboración que consiguieron de los barrios.

En primer lugar, hay que indicar que sacaron por primera vez en la historia de Alquerías Reina y Damas durante los siguientes años:

Año 1950 – Reina de las Fiestas: Maribel Vilar.

Año 1051 – Reina de las Fiestas: Lolita Bodí.

Año 1952 – Reina de las Fiestas: Vicenta Ros Safont.

El traje que lucían las festeras era el de valenciana (fallera).

El sistema para elegir a la Reina y seis Damas era el siguiente:

Para las Damas los barrios o calles que se relacionan a continuación aportaban una Dama. Los barrios eran:

Bellaguarda, La Rosa, San Roque, Virgen de Gracia y calle Virgen Niño Perdido.

Y la Reina de las Fiestas solía elegirla la Comisión de Fiestas, entre las chicas del pueblo.

Para efectuar la proclamación de la Reina y Damas, se solía hacer un baile en la plaza, y se les entregaba la banda que les acreditaba como festeras.

Otra novedad importante fue el hacer la Cabalgata de Carrozas. Se solía celebrar el último domingo de fiestas y cada barrio también aportaba una carroza con unas chicas ataviadas de diferentes trajes.

Solían participar entre 10 y 12 carrozas. Las carrozas eran arrastradas por caballos, los cuales iban totalmente engalanados con unas magníficas “APARELLAES», que normalmente se solían alquilar en Valencia en Casa el Borrero, que era el propietario de una de las cuadras de caballos más famosos de entonces. No obstante, también había “aparellaes” que eran de los mismos propietarios.

Les festeres vestides de pastores (i les xiquetes de falleres) sobre una carrossa molt ornamentada. En 1950 es van traure reines i dames per primera vegada; esta fotografia serà segurament d’aquella dècada.


Els cavalls aparellats amb riquíssimes ornamentacions. Habitualment venien de Massanassa i altres pobles de l’horta de València. Pareix que estiguen passant de nou per davant de l’actual Centre de jubilats.

Según fotografías que dispone José Manuel Brun (Faustino), se puede apreciar lo bonitas que quedaban las carrozas, con el conjunto de caballos, carroza y las festeras.

Después de finalizada la Cabalgata en domingo, por la noche, se organizaba una verdadera en la plaza. La zona de baile constaba de una circunferencia o redondel que estaba formada por las sillas, las cuales las primeras filas estaban reservadas a los barrios, para las festeras, que al llegar a su sitio en el baile extendían su mantón de Manila sobre las sillas que tenían delante, quedando un redondel totalmente adornado y bonito.

En esta verbena las mujeres solían vestir trajes típicos y los hombres, tanto los de la Comisión como los que lo deseaban, iban vestidos con un traje de smoking (pajarita incluida).

Más novedades se produjeron estos años con esta Comisión en temas taurinos.

Durante los años 1946, 1947, 1948, 1949 y 1950, se hizo todavía el “bou en corda”. Pero en el año 1951, el primer sábado hacen el “bou en corda”, y al dar un resultado tan bueno en la Vila, la Comisión decide guardarlo para el próximo sábado para hacerlo en la plaza.

Así es que a partir de 1951 es cuando se hace el último “bou en corda” en Alquerías, y se hace el primero en la nueva Vila, que era la plaza y se añadió el “carrer de la Llanda”, ahora Virgen de Gracia.

Asimismo y en el año 1952 se realiza el primer TORO EMBOLADO en la plaza, y a partir de este año ya se viene realizando todos los años.

Durante estos años del 46 al 52 el corro para guardar los toros estaba situado en el edificio del antiguo Ayuntamiento, donde estaban las oficinas (hoy Ambulatorio Médico).

A esta Comisión se les escaparon DOS toros de los que se celebraban en “corda”.

El primero de ellos tenía unos cuernos bastante altos y la cuerda se le salió, emprendiendo dirección a Bechí, saltando incluso la acequia roja, llegando entre los huertos a Bechí.

Allí el miembro de la Comisión “Josep de Borillo” le lanzó el lazo, volviéndolo a coger y devolviéndolo a Alquerías.

El otro toro que se escapó fue debido a que el toro era muy grande, pesaría unos 600 kilos, y la Comisión creyó que el toro no saldría muy bueno. Va y entonces le ponen una cuerda más corta de lo normal. Sale el toro y en seguida da a entender que sí que era bravo, y relativamente corredor. Resulta que el toro ganaba a los de la “corda”, por lo que en un momento dado el toro se queda sin nadie en la cuerda y se escapa, dirigiéndose al camino denominado “CARRER SERÉN” hacia el río en dirección a Villarreal, y continúa su trayectoria y llega al Río Mijares, en Almazora, donde había un paraje con una pinada y el toro se paró allí.

Llegó la gente detrás y fue un aficionado, “EL NOI”, carnicero de Villarreal el que lo cogió. Le echaron otra cuerda y le taparon la cabeza con un saco para que no pudiese ver. Así, pues, con dos cuerdas y con la cabeza tapada consiguieron traerlo nuevamente a Alquerías.

En definitiva, éste fue un período brillante de fiestas, incluyendo varietés, etc.

AÑO 1953

Miembros de la Comisión de Fiestas:

Vicente Carreguí, Enrique Vicent Molés, Vicente Canós, Bernardo Pascual y otros que no se ha podido averiguar.

Este año la Reina de las Fiestas fue Rosita Pascual.

El toro que se compró era del ganadero L’Hortolà.

Este año continúan las fiestas a un alto nivel, con toros, carrozas, bailes, etcétera.

Cavalls “aparellats” i els seus genets vestits amb molta elegància.

AÑO 1954

Miembros de la Comisión de Fiestas:

Pedro Ballester Ripollés “Pedro la Pulida”, Vicente Usó “Roquet”, Vicente Capella Nebot, Francisco Vicent, Francisco García Enrique “Falis” y Alberto López “El Cabo”.

Este año no se nombran festeras, ni Reina, ni Damas de las Fiestas, y parece ser que tampoco se celebra la Cabalgata de Carrozas.

El toro que se compró costó 11.500 pesetas y era un sobrero de la Plaza de Castellón, de la ganadería de Domecq.

El resto de las fiestas continúan igual.

AÑOS 1955, 1956 Y 1957

Miembros de la Comisión de Fiestas:

Pedro Ballester Ripollés “La Pulida”, Enrique Vicent Molés, Vicente Personat, Manuel Canós Meliá, Domingo Miró Fortanet, Bautista Lloréns Personat, Manuel Canós Meliá, Domingo Miró Fortanet, Bautista Lloréns “El Ventero”, Vicente Nebot Melchor “Salao” y Vicente Molés Bort “Machet”.

Esta Comisión es la que estuvo más tiempo, como luego se reflejará en otros años, marcando la era del grupo de Pedro “La Pulida” y otros.

Durante estos tres años tampoco se nombran ni Reina ni Damas para las fiestas, puesto que la colaboración venía de los barrios y al éstos no aportar nada, decayó algo la fiesta.

En el año 1955 se compra un toro sobrero de la Plaza de Toros de Valencia, de la ganadería de D. Alipio Pérez Tabernero, que costó 13.500 pesetas, y fue el famoso “TORO DEL AGUARRÁS”.

Este toro a la salida del corro le echaron encima un litro de aguarrás y aquello parecía una feria.

No hay más que recordar que la acequia que pasa por la plaza era de tierra: el toro entró dentro de ella y empezó a sacar personas por los aires como si fueran juguetes.

No se sabe con exactitud a la gente que cogió, pero fueron bastantes, aunque no hubo que lamentar ninguna víctima.

El 1956 se compra otro sobrero de la Plaza de Valencia, de la ganadería de Soto, que costó 17.000 pesetas.

Y en el año 1957, el último de este primer período de esta Comisión, vuelven a Valencia a comprar otro toro, acompañados por D. Manuel Capella Doñate, alqueriero que vivía en Valencia. Ven un toro muy bonito y les piden 21.100 pesetas, y la Comisión sólo disponía de 20.000 pesetas. Ante la negativa del dueño del toro a rebajar nada, los de la Comisión ya estaban dispuestos a volverse sin comprar el toro, en vista de la dificultad económica que representaban esas 1.000 pesetas de diferencia; va y el Sr. Capella dice que las 1.000 pesetas las pagaba él. Así, pues, el toro se vino para Alquerías y la Comisión quedó muy agradecida de dicho acto.

En cuanto al resto de los festejos, eran los normales de siempre.

AÑOS 1958 Y 1959

Miembros de la Comisión de Fiestas:

Francisco Gil Fuster “Paco Riuero”, Santiago Molés Capella “La Cala”, Pascual Herrero, Bautista Bort Capella, Vicente Vicent Capella “Manils” y Pascual Rius Andrés “El Civil”.

En esta Comisión algunos de ellos ya repetían puesto, que fueron años atrás componentes de otras Comisiones.

Estos dos años se vuelve a recuperar la representación femenina del pueblo y se nombra en 1958 Reina de las Fiestas a Amparo Capella Molés, y en el año 1959, a Carmen Arnal Marco.

Los barrios vuelven a colaborar y se vuelve a hacer la Cabalgata de Carrozas.

En el año 1958, esta Comisión intenta cambiar el sistema de recoger dinero para hacer las fiestas. Hasta ahora se recolectaba para el toro la voluntad por todo el pueblo, y en los espectáculos y vaquillas en la plaza se ponían unas taquillas en cada calle que daba a la plaza.

La fórmula que pusieron en marcha fue la siguiente: El primer sábado del toro se hizo pagar 15 pesetas a cada persona que entraba o que quería retirar un tiquet para todas las fiestas. Además en este tiquet iba un número para una rifa. El premio de dicha rifa era el toro que se lidiaba ese sábado. O sea que el agraciado al finalizar el toro se lo podía llevar.

Así, pues, se sortea y el agraciado fue el Sr. José Peña Chiva, que en vez de quedarse con el toro llegó a un acuerdo con la Comisión para que le pagasen poco más o menos lo que valía el toro. Se tasó en 5.000 pesetas, que es lo que cobró el Sr. Peña.

Pero hay que reseñar que el sistema implantado de cobranza con un tiquet o abono para todas las fiestas no resultó bien, puesto que no pudieron cubrir el presupuesto que tenían para las fiestas. Lo que faltó parece ser que lo pagó el Sr. lzquierdo, Alcalde por aquel entonces.

En el año 1958 esta Comisión tuvo un desagradable percance. Resulta que en la plaza la Comisión montaba dos “cadafals” grandes para que la gente pudiese presenciar los toros desde los mismos. Uno estaba instalado contra el Ayuntamiento (hoy Casa de Cultura) y el otro se instaló enfrente de la casa del tío Amador, en la esquina de la plaza.

Al año siguiente, 1959, esta Comisión amplía la Vila al recién construido grupo de viviendas del 18 de Julio (hoy calles 2 de Mayo y Blasco Ibáñez), continuando en la actualidad la misma Vila para el toro.

Otro dato anecdótico era que en sábado se hacía el toro por esta Vila, y nada más se terminaba, la gente se pillaba los sitios para cerrar la plaza con carros para las vaquillas, puesto que para las vaquillas solamente se utilizaba la plaza, no toda la Vila entera como hoy en día.

Asimismo continúan los bailes y todos los demás actos y espectáculos que se venían celebrando.

Esta imatge ja estava publicada, datada i comentada a la col·lecció del seu autor, Batiste Soriano. Ací incloem de nou el seu comentari: «No tot eren penes en aquells durs anys 40: també hi havia temps per a la diversió. Estem veient “Toros año 1940. Fiestas Niño Perdido”, segons la inscripció que porta la foto al darrere; seran les festes d’octubre d’eixe any. Al fons, l’actual ajuntament, que aleshores era “Villa Dolores” o, més simplement, “el xalet de Safont”, amb tot el seu arbrat i la tanca de què encara en queda un tros. La plaça està rodada de carros que feien de barrera i “tendido”. En veure la foto pensàvem que es tractava de bous de plaça, però afortunadament ens han tret del dubte: eren bous al carrer com es fan habitualment als nostres pobles, però el dia del bou sempre apareixien dos o tres “maletilles”, xiqüelos aficionats amb capes de torero que saltaven a la plaça i pegaven unes quantes capotades al bou i es feien amb el públic que victorejava i aplaudia els passes encertats. Després, quan tancaven el bou, passaven amb la capa de torejar, pressa entre dos per les quatre puntes, per tota la rodà de la plaça, i la gent els llançava monedes a la capa. Segur que es treien el sopar. A les Alqueries només s’han fet corregudes amb toreros quan es muntava la plaça de bous, primer al Quadró i després darrere del Replà. L’altra nota curiosa la posen les dos persones pujades en una tremolosa i pelada acàcia, un d’ells amb la canya per punxar al bou (un costum que es va prohibir fa pocs anys considerant que era maltracte cap a l’animal)».

AÑOS 1960 HASTA 1969

Miembros de la Comisión de Fiestas:

Pedro Ballester Ripollés, Enrique Vicent Molés, Vicente Personat, Manuel Canós Meliá, Domingo Miró Fortanet, Bautista Lloréns, Vicente Nebot Melchor y Vicente Molés Bort.

Esta Comisión es la misma que ya estuvo durante los años 1955, 1956 y 1957.

Durante este período de tiempo del 60 al 69, la mujer alqueriense no está representada, puesto que no se nombran festeras. Asimismo, tampoco se realizan las Cabalgatas de Carrozas.

Durante estos años se toma la costumbre que tanto el primero como el segundo domingo de fiestas se hacen todos los años dos funciones de “Varietés”.

Los días que por la noche no había baile o cualquier otro espectáculo, se hacían vaquillas por la tarde y por la noche.

También durante este período de tiempo es frecuente que todos los años se hacía una charlotada y se lidiaba algún novillo. En las actuaciones de charlotadas no podía faltar la actuación del famoso PAUET, de Burriana, acompañado por EL TANQUE.

Las emboladas de los toros solía realizarlas el embolador de Villamalur, que costeaba sus gastos el Sr. Vicente Tarrazón Gimeno (el del Bar el Sol).

En el “bou per la Vila” había costumbre en la plaza de poner un burladero en el centro de la plaza, así como los árboles los rodeaban con escaleras. Hubo un año, puede ser 1965 ó 1966, que salió un toro a la Vila y cuando llegó a la altura del burladero le embistió con tan mala suerte que se desnucó en el acto, falleciendo inmediatamente.

Venían haciéndose los toros y vaquillas en la plaza y es a partir del año 1967 cuando se continúa haciendo el toro por la Vila; pero las vaquillas y demás espectáculos los sacan de la plaza y los trasladan a una PLAZA PORTÁTIL que se alquilaba, donde dicen que entonces era muy difícil que se colase alguien sin pagar para ver los espectáculos. Esta plaza estuvo durante los años 1967, 1968 y 1969.

En la misma y durante estos años solían traer vaquillas de renombre, como la famosa MARISOL, LA GAVIOTA, del ganadero Vicente Peris, de El Puig.

El alquiler de la plaza el primer año costó 30.000 pesetas, aumentando progresivamente los demás años.

Durante este período de tiempo ha habido muchas cogidas, sobre todo en el “bou per la vila”. Entre ellos hay que destacar a los MARAYA, de Burriana; CANTÓ, de Alquerías; TOMASÍN, de Bechí, y otros más. Todo ello debido a que el piso de la plaza era de tierra y allí se defendían muy bien los toros. Por parte de los rodadores también era un mérito muy importante, puesto que era más espectacular y arriesgada la forma en cómo “rodaban o pasaban” a los toros.

En la parte negativa de la fiesta hay que lamentar la muerte producida por un toro a una persona en el año 1969.

El toro comprado en la ganadería de D. Nataniel Cervera, de Catí, y del hierro de NOGUE, de Navarra, lo soltaron desde el toril, en la parte superior de la plaza. Dispuesto a salir el toro, se aparta la gente y detrás del toril, en tierra, se queda una persona. Nada más salir el toro, lo divisa, empiezan a dar vueltas al toril, hasta que el toro le pilla y lo zarandea al aire, produciéndole prácticamente la muerte instantánea.

Este señor era de Burriana y se apodaba “BORI”.

Fue en 1969 y ha sido la única muerte producida por un toro en Alquerías desde 1900 a 1987.

Así, pues, finalizada la época de esta Comisión de Fiestas, grandes festeros y siempre dispuestos a ayudar por las fiestas.

AÑO 1970

Miembros de la Comisión de Fiestas:

Faustino Brun, Ramón Aymerich Alagarda, Ramón Bort Sales, Silvino Vicent Usó y José Ribes Rius.

Tampoco se eligen festeras durante este año. Este año se caracterizó por las muchas veces que llovió, denominándose la Comissió del Aigua.

Este año también se alquila una plaza portátil que se instala donde actualmente están las casas del Cuadró.

Como novedad más importante fue que se celebró una corrida de toros con el matador Ricardo de Fabra, el cual toreó dos novillos.

Este año fue la primera vez que el toro de la Vila se emboló dos veces en la misma noche.

Debido a la lluvia se tuvieron que suspender muchos actos, como charlotadas, la actuación del TITI y otras más.

Asimismo y debido a la muerte el año anterior por cogida de toro de una persona, se hizo un seguro para todos los actos que se tenían que celebrar.

Este año una de las anécdotas principales fue la alteración de orden público que se produjo en la plaza portátil, a raíz que el ganadero de vaquillas L’Hortolá, de Cabanes, se opuso a que entrasen cañas en la plaza, intervino la Guardia Civil, luego entraron neumáticos de coches, que se enrollaban en los cuernos de las vaquillas, etc.

Al final terminó la fiesta con tangana incluida, y algún que otro espectador recibió golpes y otros terminaron en el cuartelillo.

AÑO 1971 – QUINTOS

Miembros de la Comisión de las Fiestas:

Miguel Beltrán Huguet, Jaime Usó Nebot, Juan R. Silvestre, Carlos Usó Vicent, Francisco Yuste, Juan B. Molés Llop, Vicente Vicent Llop, Rafael Nebot Sanmiguel, José M. Martí, Vicente Almela Martí, José Rambla Salvador, Pascual Bort, José M. Aymerich Pérez, Juan A. Gargallo, Juan J. Molés Vicent y Vicente Rosell Ramón. Total: 16 miembros.

Debido a la iniciativa del entonces Alcalde, Pascual Eixea Ros, cambia la fórmula de buscar la Comisión y propone a los quintos del año 1971 si desean ser la Comisión. Así es y naturalmente no son todos los quintos del año 71 fueron de la Comisión, sino los que desearon ser.

Tampoco este año se nombran festeras. Se instala la plaza portátil al lado de la iglesia, en la calle Juan de la Cruz.

Este es el primer año que hubo encierro de toros (tipo San Fermín), la salida era de la calle Virgen Niño Perdido con calle Mayor a la plaza.

También fue la primera que se hizo una velada de lucha libre con los grandes campeones del momento.

Asimismo fue protagonista la lluvia, que en cantidad de litros llovió mucho más que el año anterior, incluso desbordó la Acequia Mayor, arrastrando barreras, cabirones, produciendo bastantes daños.

Empezaron las fiestas el día 9 de octubre y según el programa terminaban el domingo, día 17. Pues bien, esta Comisión consiguió hacer otro toro el lunes siguiente, día 18, y el mismo día, por la mañana, se consiguió cerrar toda la Vila, que ya estaba desmontada.

Dentro del capítulo de toros y novillos se mataron esa semana un total de 8. Dos por la Vila, cuatro en charlotadas y dos novillos que toreó el novillero Manolo Rubio.

AÑO 1972 – QUINTOS

Miembros de la Comisión de Fiestas:

Juan Miró Molés, Rafael Capella Vilanova, Antonio Poles, Juan Vte. Safont, Vicente Gargallo, Vicente Mollar, Fernando Bedrina, Abelardo Arnau, Juan Vicente Ventura y José Gargallo. Total: 10.

La Comisión sale entre los quintos del año. Tampoco este año tenemos festeras.

Esta Comisión, con ánimos de devolver la fiesta a la plaza, no contrata la plaza portátil y monta los carros otra vez en la plaza, volviendo a sus orígenes, haciendo un gran trabajo, sobre todo montando dos grandes “cadafales” para que pudiera estar la gente, sobre todo en los espectáculos taurinos.

Se volvió al sistema de taquillas en las calles que daban a la plaza. En la misma se organizó una charlotada, bailes, etc.

En cuanto a los toros, se compraron dos de Catí. El primero, de nombre “Jaquetón”, de una bellísima estampa y bravura. Sale este toro el primer sábado y a los diez minutos de estar suelto la Comisión lo encierra, puesto que ya llevaba dos barreras rotas y a punto estuvo de escaparse, creando el desconcierto general.

Se congrega la gente enfrente del corro y grita a la Comisión que lo vuelvan a sacar. Después de reparar las barreras lo vuelven a sacar y a los cinco minutos de estar fuera se da un golpe en un burladero, que era una caja metálica de un camión (llimonero), y se rompe el cuerno. El desencanto que produjo fue enorme, puesto que ya no servía para embolarlo por la noche. Ante tal situación la Comisión comunica al público en general que si querían toro embolado, por la noche, se pasaría el capazo a recoger donativos, para alquilar toro para esa misma noche. Se consiguió bastante dinero y se hizo el toro alquilado y así continuó la fiesta, con la incertidumbre de los destellos de buen toro bravo que demostró ser el tal “Jaquetón”.

AÑO 1973

Miembros de la Comisión de Fiestas:

Pedro Ballester Ripollés, Domingo Miró Fortanet, Juan Bort Vicent, Manuel Ferrer y Jaime Usó.

Este año vuelve a tener representación la mujer alqueriera, nombrando Reina y cuatro Damas.

La Reina de este año fue María Josefa Caballer Capella, después de un lapsus de tiempo desde 1959 sin tener representación femenina.

La representación y proclamación de Reina y Damas se efectuó en los locales del Club de la Juventud (que estaba ubicado en lo que era el antiguo Cine del Tío Eufrasio). El mantenedor de dicho acto fue D. Lorenzo Ramírez.

Durante la época anterior que se nombraron festeras, éstas iban vestidas con el traje de fiesta largo, lo cual daba a entender que no estaban muy claras las costumbres por las que normalmente debería haber un traje oficial.

Esta Comisión vuelve a instalar la plaza portátil, quitando las fiestas de la plaza, a excepción del toro.

Entre los espectáculos más llamativos nos encontramos con la actuación de la MUJER DE HIERRO, la cual era capaz de arrastrar un coche con la fuerza de su cabello.

Asimismo se hizo una novillada, charlotada, etc.

MES DE FEBRERO DE 1974

El 20 de febrero de 1974, Villarreal celebró el 700 Aniversario de su fundación. A tal efecto el Ayuntamiento de Villarreal decreta que ante tal efeméride se efectúen las fiestas culturales y religiosas en Villarreal y en Alquerías las taurinas.

La Comisión encargada de organizar los festejos taurinos era la misma de octubre de 1973, llegándose a hacer toros y vaquillas en la plaza, pagadas en éste totalmente por el Ayuntamiento de Villarreal.

Al tener nombrada Reina y Damas en Alquerías, el Ayuntamiento de Villarreal les invita a compartir todos los actos a celebrar junto con la Reina y Damas de Villarreal, que por entonces era Ana Gozalbo Amorós.

Para poder asistir a dichos actos debían ir vestidas con el traje de castellonera, que era el oficial en Villarreal, y es a partir de este año cuando el traje de castellonera se usa de forma oficial en nuestro pueblo.

El 16 de febrero de 1974 se hace traslado de la Virgen del Niño Perdido a la Iglesia Arciprestal de Villarreal, siendo la primera vez que salía del templo de Alquerías. Tanto al ir como al volver la acompañaron en Procesión una gran cantidad de gente, que se trasladó a Villarreal con coches y autobuses.

FIESTAS OCTUBRE 1974 Y 1975

Miembros de la Comisión de Fiestas:

Pedro Ballester Ripollés, Vicente Molés Bort, Domingo Miró Fortanet, Juan Bort Vicent, Manuel Ferrer Beltrán y Blas López Ventura.

Esta Comisión estuvo dos años consecutivos, entre 1974 y 1975.

Durante estos dos años no se nombra Reina en nuestro pueblo, pero sí dos Damas que se integraban en la Corte de la Reina de Villarreal, presidiendo algunos de los actos que se celebraban en Alquerías.

También se montan los dos años la plaza de toros portátil, repitiéndose bastante las fiestas. Hay bastantes toros embolados en la plaza aparte del “bou per la Vila”.

Una multitud al voltant del bou (?) vora un carafal.

AÑO 1976

Miembros de la Comisión de las Fiestas:

Juan Molés Lloréns, Pascual Gil Gil, Luis Bort lsaac, Alfredo Aycart Masiá, Fidel Rubio Lara y Pascual Domingo Jarque.

Tampoco este año existe Reina de Alquerías, sino que se nombran dos Damas que se integran a la Corte de Villarreal. La Reina y Damas de Villarreal asistieron a la Misa y Procesión en el día de la Patrona.

Con este grupo de amigos que formaron la Comisión vuelven otra vez las fiestas de vaquillas y espectáculos a la plaza, y también fueron los primeros que implantaron el sistema de recogida voluntaria y establecieron una cuota mínima por casa de 600 pesetas, sin hacer nada más, siendo todos los espectáculos gratuitos.

Una de las anécdotas fue que el toro que hicieron el primer sábado salió tan manso, que se hizo una recolecta pasando el capazo y se compró otro toro, un sobrero de la Plaza de Toros de Zaragoza, que éste fue bueno de verdad.

El segundo domingo de estas fiestas de octubre se realiza Tiro y Arrastre, en el Campo de Fútbol, auténtica novedad, pues parece ser que no se había hecho nunca.

Asimismo se vuelve la Cabalgata con Carrozas, que desde el año 1959 tampoco se habían vuelto a hacer, así como un festival infantil para los niños.

AÑO 1977

Miembros de la Comisión de Fiestas:

Juan José Llop, Carlos Huguet Capella, Juan Jaime Ortells Martí, Juan Carlos Vicent Benages, Juan Molés Lloréns, Jaime Ortells e Ismael Gil Ventura.

Igualmente este año se integran dos Damas en la Corte de la Reina de Villarreal, presidiendo los actos religiosos.

Este año y durante el primer domingo de fiestas se inaugura oficialmente el Alcantarillado y la Estación Depuradora.

Asimismo se implanta en fiestas el popular Gymkhama Automovilístico, y también se realiza el Campeonato Regional de Patinaje sobre Ruedas.

Dentro de la semana se realizan bailes, varietés, así como un Gran Festival de Coros y Danzas Valenciano.

AÑO 1978

Miembros de la Comisión de Fiestas:

Pedro Ballester, Ramón Vicent, Pascual Usó, Luis Sánchez, siendo la Comisión de Toros la Peña Carra-ra.

A partir de este año comienza una nueva época en nuestras fiestas.

Después de ver el desconcierto que existía estos años atrás por no tener Reina y Damas, definitivamente es a partir de este año cuando se vuelven a nombrar Reina y Damas del pueblo, y la otra gran novedad consiste en que la Comisión de Fiestas está formada básicamente por una Peña, La Carra-ra, un grupo de amigos que formaron dicha peña el 1971 y que este año se convierten junto con Pedro Ballester y otros en la Comisión de Toros.

Se continúan realizando las Fiestas Patronales el segundo y tercer domingo de octubre.

Se nombra este año Reina de la Fiestas a María Carmen Molés Juste, y su Corte de Honor, compuesta de ocho Damas. El mantenedor de la proclamación fue Bautista Carceller Ferrer. El traje oficial de castellonera.

La Peña Carra-ra incluye a la normal celebración de las fiestas el día dedicado a los niños, con la Olimpiada del Humor, Festival Infantil. También celebra un día dedicado al anciano, haciendo unos actos, como Misa, aperitivo en los Salones de la Caja Rural y actuación de una Rondalla. Y se celebra también el Día del Deporte con carreras ciclistas y otros.

Otro acto importante que se incluye en las fiestas de este año es un “pa i porta” celebrado en la Plaza Mayor y también se realiza un Concurso de Paellas Valencianas.

Este año, en el apartado taurino, se incluye otra novedad. Normalmente en la plaza donde estaban los árboles se solían montar pequeños “cadafals”, integrados por grupos de amigos. Se ponen de mutuo acuerdo todos estos grupos y se acuerda comprar un toro de Catí, para hacerlo dentro de la semana de fiestas, costumbre que ya no se perderá en adelante, denominándose ese día el de “ELS CADAFALS”.

Así, pues, la Comisión realiza tres toros más el aportado por “els cadafals”, lo que constituye una importante fiesta taurina.

En 1971 comencen a fer-se entrades (“encierros” com els de San Fermín), la qual cosa només vol dir que la imatge és posterior a aquella data. En este cas van un manso i quatre vaquetes.

AÑO 1979

Miembros de la Comisión de Fiestas: Peña L’Abret.

José Antonio Corella Gómez, Rafael Vicent Llop, Julio Canseco Lara, Juan Luis Lloréns Cantavella, Juan José Lozano Pérez, Jesús Molés Llop, Juan Vicente Prades Bayo, Francisco Llopis Granell y Vicente Ortells.

Junto con la Peña Carra-ra, la Peña L’Abret y Peña Femenina L’Orinal, fueron las pioneras de un movimiento que empezaba a nacer y agruparse la gente en peñas.

Este año es nombrada Reina de las Fiestas, María Consuelo Borrás Miró, junto con ocho encantadoras Damas.

Se implanta este año el Desfile de Peñas, y el “Pregó” de las Fiestas corre a cargo de Francisco Lloréns.

Asimismo se realiza el Baile de Disfraces por primer año ya de forma oficial.

El Grupo de Teatro de Alquerías pone en escenas tres obras de gran éxito entre el público.

Se efectúa una conferencia en el Salón de Actos de la Caja Rural a cargo de Mariví Romero y Manolo Molés, presentadores y directores del programa de Televisión: “Revista de Toros”.

También se realiza este año una novedad no realizada nunca en Alquerías, Gran Prueba Automovilística en la modalidad de Karts, celebrada en la plaza Mayor y calle Virgen de Gracia.

En la parte de los toros, los “cadafals” o peñas aportan su toro, y las Peñas Carra-ra y L’Abret, conjuntamente, aportan otro, aparte de los que además la Comisión tenían.

AÑO 1980

Comisión de Fiestas: Peña Hey Xaca, cuyos integrantes eran entre otros:

Arturo Rambla, Vicente Bort, Miguel Sifre, Roberto Molés, Ramos, etc.

La novedad principal que se produce este año es que se adelantan una semana la celebración de las fiestas, debido a que el tercer domingo normalmente ya solía hacer mal tiempo y entraba demasiado adentro de octubre.

Así, pues, a partir de este año los primeros sábados de octubre normalmente ya se empiezan las fiestas, y el segundo domingo de mes continúa siendo la fiesta principal a la Virgen del Niño Perdido, pero las fiestas terminan el segundo domingo.

La Reina de las Fiestas fue María Argentina Capella Vicent, junto con ocho bellas señoritas como Damas.

Lo más importante de este año fue la gran cantidad de peñas que se formaron y el magnífico ambiente que consiguió darle la Peña Hey Xaca a las fiestas, en participación y alegría.

El mantenedor de la proclamación de la Reina y Damas fue el alqueriero Manolo Molés.

Se vuelve a efectuar este año el Tiro y Arrastre.

Se inicia a partir de este año el Campeonato de Futbito o Fútbol-Sala, entre peñas.

Otro acto que se inicia a partir de este año es la Ofrenda de Flores a la Virgen del Niño Perdido, ofrecida por las peñas y entidades; un acto muy bonito, donde la participación suele ser muy abundante.

AÑO 1981

Comisión de Fiestas: Peña El Fuet, cuyos componentes eran, entre otros:

Vicente Calís, Miguel Blasco, Pascual Molés, Joaquín Ruiz, César Rubio.

Esta Comisión organiza, junto con el Sport Ciclista, el Primer Open de Ciclismo Profesional.

Asimismo la anécdota más peculiar fue la huida de un toro embolado, tomando dirección Camino Onda, Casa Cantó, hasta la Papelera, y voluntariamente volvió por la Hidroeléctrica, calle Artana, ad. Chicharro, hasta dentro de la Vila. Se escapó a las 10’45 de la noche y volvió por su voluntad a las 12’30 de la noche. Increíble, pero cierto.

La Reina de las Fiestas es este año María Dolores Usó Molés, nombrándose este año diez Damas de Honor; actuando de mantenedor la popular periodista de Televisión Mariví Romero.

Se efectúa el tradicional Desfile de Peñas y el “Pregó” corre a cargo de Rafael Capella Vilanova.

Este año destaca y se nota que las peñas ya están totalmente integradas en la fiesta, pues a petición de la Peña El Fuet organizan muchos actos que hacen más popular la fiesta.

Así se hacen exposiciones de fotografías, cactus, cabalgata, ciclismo, Festival de Bandas de Música.

En definitiva, que había un ambiente extraordinario.

Este año de 1981 se forma la Asociación de Peñas, la cual agrupa a todas las peñas de Alquerías. Se inició con 33 peñas y a partir de este año aporta una Comisión de Fiestas o Peña que las organice.

AÑO 1982

Comisión de Fiestas.: Peña La Garrofa. Sus componentes eran:

Javier Muñoz Gil, Alberto Usó Seglar, Juan Carlos Vicent Benages, Rafael Pascual García, Roberto Vicent Molés y Ramón J. Vilar Abella.

La Reina de las Fiestas fue Mariola Font de Mora Vicent, junto con ocho Damas; actuando de mantenedor el locutor de Televisión Matías Prat.

El “Pregó” de Fiestas corrió a cargo de Vicente Molés García.

Las fiestas llegan en 1982 a un punto alto por la calidad y cantidad de actos programados, notándose el esfuerzo y el trabajo realizado durante todo el año por la Peña La Gorra, saliendo una semana de fiestas de las mejores que se recuerdan, desde los toros, cabalgata, ofrenda, Open de Ciclismo, etc.

Una anécdota importante que les ocurrió a esta Comisión fue que por estos años estaba el movimiento segregacionista en plena marcha y las relaciones con el Ayuntamiento de Villarreal estaban bastante tensas. La Peña La Gorra lanza el libro de fiestas a la calle y omite totalmente al Ayuntamiento en su colaboración.

Cuando la Comisión tiene previsto marcharse a Sevilla a por los toros, van a cobrar la subvención del Ayuntamiento, y por aquel entonces el Sr. Carceller, Alcalde del Ayuntamiento de Villarreal, les dice que si no hacen pública una nota en los medios informativos rectificando la omisión en el libro de fiestas, no les daba un duro. Los componentes de la Comisión no tienen más remedio que rectificar, de lo contrario dejaban de tener una subvención que estaba entre un millón o un millón y medio de pesetas.

AÑO 1983

Comisión de Fiestas: Peña Mana el Barral. Componentes:

José Vicente Arnal Adsuara, Antonio José Ballester Llobat, Juan Bautista Capella Nebot, Pascual Cubedo Gil, Teodoro Gargallo Martínez, Antonio Gil Bernat, Juan Fernando Molés Meneu, Juan Bta. Poré Capella, Miguel Rallo Monfort, Vicente Ros Melchor, José Royo Barberán y Ramón José Vicente Molés.

Este año se celebró el centenario a la Virgen del Niño Perdido y se programaron actos a partir del día 11 de septiembre hasta el día 9 de octubre en que finalizaron las fiestas.

La Reina Mayor este año es Sandra Vicent Benages, acompañada de ocho Damas; actuando de mantenedor el presentador de Televisión Joaquín Prats.

Este año por vez primera en Alquerías se nombra Reina Infantil, recayendo la elección en la niña Margarita Salvador Prades, acompañada por cuatro bellas niñas como Damas lnfantiles; actuando de mantenedor Juan Alfonso Bort Vicent.

El “pregoner” de las fiestas de este año fue José Arnal Adsuara.

Este año es la inauguración y presentación del “Himne a Alqueries”.

Se realiza una conferencia en la Caja Rural con José M.ª García y Manolo Molés.

Debido al largo período de fiestas al ir incluido el centenario, se realizan una gran cantidad de actos de todo tipo, resaltando este año el Concierto realizado a cargo de la Banda Filarmónica “Unión Musical de Liria”.

AÑO 1984

Comisión de Fiestas: Peña Carra-ra. Componentes:

Ramón Vicent, Gaspar Ruiz, Pedro Jarque, Liberto Sanmiguel, Arturo Mor, Ramón Lozano, Vicente Ros, Vicente Usó, Vicente Vicent, José Martínez, José Llopis, Pascual Eixea y Manolo Ferrer.

Vuelve esta popular Peña a organizar las fiestas de este año a la vista de que no había ninguna peña nueva que se ofreciese a organizar las fiestas.

Nombran Reina Mayor a María Lis Molés Vilar y ocho Damas, actuando de mantenedor lñaqui Gabilondo, presentador de Televisión.

La Reina lnfantil es María José Molés Vilar, y éste se nombran ocho Damas Infantiles con sus respectivos acompañantes; actuando de mantenedor Juan José lzarra del Corral.

Los pregoneros este año fueron Santi Vicent y María Dolores Albero.

Se realizaron todos los actos normales, como toros, bailes, cabalgata, disfraces, exposiciones, etc.

Este año la novedad presentada por esta Peña consistía que todas las tardes las Reinas y Damas, junto con la Comisión de Fiestas, visitan unos determinados casales de peña, siendo al final todos visitados, entregando en ese momento un recuerdo de las Fiestas del 84.

AÑO 1985

25 DE JUNIO DE 1985 – “NAIX UN POBLE”
ACTOS FESTIVOS EN CONMEMORACIÓN DE LA SEGREGACIÓN

Comisión de Fiestas: Junta Directiva Asociación de Peñas. Componentes:

Rafael Capella Vilanova, Juan Alfonso Bort Vicent, Juan Ros, Joaquín Ruiz y Ramón Meneu; representantes, respectivamente, de las Peñas Naranjito y Olé, Set i Pico, El Campanillo, El Fuet y La Fam.

En la mente de todos está todavía las fiestas que se organizaron ante tal efeméride, fue decir el día 25 de junio, “Ja som poble”, y el día 6 de julio, ya empiezan las fiestas hasta el día 14 de julio del 85.

Las Reinas que lo presidieron fueron las nombradas en el año 1984: Reina Mayor, María Lis Molés Vilar, e Infantil, María José Molés Vilar.

Los actos que celebraron fueron muchos y de muy grato recuerdo desde el acto del Monolito, la gran traca, los toros, uno donado por la Caja Rural “San Jaime”, para luego hacer “les calderes”, que desde un montón de años atrás no se hacían. El toro aportado por la Peña La Gorra, donado por un ganadero de Córdoba, las cenas de “pa i porta”, que desbordaban todas las previsiones.

Participaron y organizaron todas las entidades de Alquerías en colaboración con la Asociación de Peñas.

Como broche final, dentro de los numerosos actos, el domingo, día 14 de julio, se celebra una Ofrenda Floral a la Virgen del Niño Perdido, con asistencia de todas las Reinas nombradas por el pueblo de Alquerías en su historia, así como entidades, etc.; igualmente ocurrió en la Solemne Procesión de la tarde.

AÑO 1985 – OCTUBRE

Comisión de Fiestas: Peña La Gorra. Componentes:

Javier Muñoz, Juan C. Meliá, Javier Nebot, Ramón J. Vilar, Rafael Pascual, Antonio Ventura, Juan C. Vicent, Antonio Vicent, Roberto Vicent y Alberto Usó.

Vuelve esta Peña a repetir ante la ausencia de una peña que se ofreciese. Nombran Reina Mayor a María José Capella Vicent e lnfantil a María José Tarrazón Marco, teniendo cada una de ellas seis Damas.

Continúa esta Peña con las tradicionales fiestas de siempre, con la novedad de la I Tres Horas de Resistencia para ciclomotores, con participación de pilotos de la región.

AÑO 1986 – JUNIO

Estas fiestas de junio están organizadas por el nuevo Ayuntamiento de Alquerías.

Durante el año 1986 no hay festeras.

Se realizan actos en conmemoración del 25 de junio, con actos culturales, deportivos, etc.

AÑO 1986 – OCTUBRE

En octubre tampoco existe Comisión de Fiestas, siendo organizadas por el Ayuntamiento.

Dentro de las fiestas normales de octubre, con toros, bailes. etc., destaca la novillada celebrada en la plaza, actuando: Lorenzo Poré, el cual mató un toro.

AÑO 1987

Comisión de Fiestas. Peña El Tonell. Componentes:

Hermenegildo Gimeno, Ramón Pesonat, Alfredo Molés. Vicente Guinot, Vicente Bort, Pascual Chiva, Bautista Hiva y Juan Ramia.

Esta Comisión organiza las fiestas, tanto en junio como en octubre.

Como novedad, la proclamación de las Reinas y Damas se efectúan en las fiestas de junio.

La Reina Mayor es Julia Font de Mora Villanueva, y la Infantil, Gemma Borillo Gallardo.

Todos los datos que se pueden aportar son pocos, puesto que son de reciente celebración; no obstante, reseñar que se hicieron toros, tanto en junio como en octubre.

AÑO 1988 – JUNIO

Comisión de Fiestas: Junta Directiva Asociación de Peñas. Componentes:

Antonio Torres Caro, Pascual Molés Gil, Vicente Mesado Lloréns, Joaquín Torralba Gascón, Lourdes Bort Vicent, José Francisco Nebot Benages, Agustín Seores Ferrer y Pascual Bodí Capella.

Este año la Asociación de Peñas está compuesta ya por 52 peñas. Al no salir ninguna peña voluntaria para organizar las fiestas, la misma Junta Directiva se ofrece para organizar las fiestas de junio y octubre.

La Reina Mayor es María Dolores Tarrazón Marco, acompañada de seis bellas Damas.

La Reina Infantil es la niña Rocío Capella Caballer, también acompañada por sus Damas Infantiles y Caballeros Acompañantes.

En estas fiestas de junio se han celebrado fiestas de tipo cultural y conmemorativas.

No se han celebrado toros.

**********

Al haber intentado reflejar la historia de nuestras fiestas, a partir de los años 1970 en adelante he tenido que ir recortando, pues de lo contrario se hubiese hecho demasiado largo este escrito.

*

0 respostes

Deixa una resposta

Vols unir-te a la conversa?
No dubtis a contribuir!

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Bibliografia completa Rafael Capella Vilanova (1988): «El ayer y hoy de nuestras fiestas. Datos históricos desde el año 1900 a 1988», en Programa de Festes. Les Alqueries ’88. Ajuntament de les Alqueries.
Etiquetes Etnologia, festes, història, galeria de fotos, tradicions
Data d’entrada Divendres 17 de setembre de 2021