[El Municipi. BIM, núm. 41, juny 2000, pp. 22-23]

Hasta el presente, la primera noticia sobre Bonretorn nos la proporcionaba una recopilación de Ordenanzas de 1711, donde se recoge en primer lugar la “Declaració feta ( en 1326) de la jurisdició de Bonretorn e de les altres alqueríes cituades en lo terme de la Vila de Villarreal”, en la que se establece en qué casos la jurisdicción “pertany al Justicia de Villarreal o al justicia de Bonretorn”.

Hoy podemos ofrecer nuevas noticias sobre Bonretorn que nos trasladan unos años atrás. El 28 de Marzo de 1312, el rey Jaime ll otorga a Pedro Soler poder establecer un horno en Bonretorn. El pergamino original lo hallamos en el Archivo del Reino de Valencia, sección Bailía, Pergaminos, nº 1.340.

Acompañamos una reproducción de dicho pergamino. EI texto original está en latín de la época, por lo que agradecemos la transcripción y traducción del profesor de la UJI Vicente García Edo. El pergamino dice así:

«Nos Jaime por la gracia de Dios rey de Aragón, de Valencia, de Cerdeña y de Córcega, conde de Barcelona.

Considerando los grandes servicios que vos, nuestro fiel escribano Pedro de Soler, a nós habéis hecho, mediante esta carta nuestra, válida a perpetuidad, de forma gratuita y voluntaria, por nos y los nuestros os concedemos y damos licencia y pleno poder, para que vós, sobredicho Pedro Soler y sin perjuicio a derechos de otros, podáis construir y edificar un horno en vuestra puebla llamada de Bonretorn, que tenéis y poseéis en el término de nuestra villa de Villarreal, situada en el reino de Valencia. En el cual, tanto los hombres de vuestra puebla como cualesquiera otros, puedan cocer los panes y otros alimentos, tal como estimareis oportuno.

De modo que vos y los vuestros, dicho horno, lo tengáis como franco y libre alodio, a perpetuidad; y que lo podáis dar, vender, obligar, pignorar o transmitir de cualquier forma y manera, a quien quisierais, a fuero de Aragón.

Nós, por la presente carta, ordenamos a nuestros procuradores, justicias, bayles y cualesquiera otros oficiales nuestros, presentes y futuros, que esta concesión y gracia tengan por firme, y la observen, y la hagan observar sin modificaciones, y no actúen en contra ni permitan, bajo ningún concepto, que nadie vaya en contra.

Dada en Valencia, el quinto día antes de las kalendas de abril, en el año del Señor mil trescientos doce (28-lll-1312).»

Hasta aquí lo que dice el pergamino. Otra noticia la hallamos en un inventario, hecho en 1570, de los documentos y títulos existentes en el archivo del Conde de Oliva, a la sazón, Señor de la Villa y Baronía de Nules.

Se trata de una regesta fechada en 1314, casi tres años después del privilegio concedido por el rey a Pedro Soler para establecer un horno “in popula vestra vocata de Bonretorn”. En este tiempo, Bonretorn, ha debido cambiar de Señor, pues el 5 de Diciembre de 1314, Guillem Ramón de Moncada, Señor de Nules, vende a Gilabert de Centelles el castillo, villa, baronía y lugares de Nules, Moncofa, Mascarell, la Alcudia, Aguaviva y Bonretorn por su matrimonio con Blanca, su hija.

Gilabert de Centelles murió durante las campañas de Jaime ll en Cerdeña (1319/20). Durante la minoría de su hijo Gilaberto de Centelles, Blanca, su viuda, prosiguió la ampliación de tierras cultivadas en el territorio de Bonretorn, como se desprende del escrito que el 4 de octubre de 1326 envía el rey Jaime ll a la justicia y jurados de Villarreal, mandando que le den el mismo trato a la noble Blanca Centelles que a García Ferrandiz y otros caballeros pobladores del término de Villarreal.

Seis años después, el 23 de Febrero de 1332 a pesar de haber actuado en contra de la noble Centelles, el rey Alfonso el Benigne, absuelve al justicia y jurados de Villarreal, por haber preservado los derechos del rey ante las pretensiones de Blanca Centelles como señora de Bonretorn, en consideración a que la puebla forma parte de una villa real y está sujeta a la jurisdicción del rey.

Por lo visto, la noble Centelles había establecido, por su cuenta y riesgo, una carnicería en Bonretorn, y tenía allí un oficial que la representaba y que utilizaba, como signo, un bastón de mando con la señal real.

Los jurados se presentaron en Bonretorn, derribaron la mesa de la carnicería, apresaron al carnicero y le quitaron el bastón o símbolo real al oficial de la noble. Y como al parecer había también algún problema en relación con las peitas, que desconocemos exactamente, los jurados se apoderaron de algunos censos de dicha noble y ordenaron a los trabajadores que no trabajaran en las tierras de Bonretorn.

Gilaberto de Centelles, hijo de Gilabert de Centelles y Blanca de Moncada, tras casarse con doña Toda de Vilanova en 1333, prestó homenaje y juramento de fidelidad al rey Pedro lV como nuevo señor de Nules, el 23 de enero de 1336.

En aquél entonces, los de Bonretorn “volien fosar e altres coses”, a lo que se oponen los de Villarreal, que , como vemos en el libro de Clavería de los años 1348-1349, del Archivo Municipal de Vila-real, enviaron a unos emisarios a entrevistarse con el obispo en Almazora para que los de Bonretorn no consiguieran el cementerio y demás que deseaban.

Sabemos, por un documento fechado el 15 de mayo de 1366, que se halla en el Archivo de la Catedral de Tortosa, que un tal Pere de Ponce actúa como vicario de Bonretorn.

En otro documento de este mismo Archivo, fechado un día después, Jacme, obispo de Tortosa, notifica al rector de la iglesia de Villarreal que, a petición de los de Bonretorn, concede a su vicario permiso para realizar correctamente los entierros, sin detrimento de la jurisdicción, perteneciente a la iglesia de Villarreal.

A últimos de 1366, Gilaberto de Centelles había conseguido del obispo de Tortosa que en la iglesia de Bonretorn “se poguesen soterrar los cosos e hoir missa les novies”. El 4 de enero de 1367, los jurados de Villarreal aprovechan que el obispo está en Almazora para presentarle las quejas oportunas por tal concesión.

Gilaberto de Centelles, en su testamento, fechado el 14 de noviembre de 1365, hace donación a las iglesias de “los llochs nostres de Nulles de Xilses de Moncofa y de Bonretorn”. Así, “leixam y manam esser donats a la obra y lluminaria de la lglesia de Sta Maria de bon Retorn cent sous de reals de Valencia”, “del lloch nostre de bonretorn”:

A su muerte, el testamento fue publicado en Valencia el 12 de febrero de 1368. Le sucedió como Señor de la Baronía de Nules su hijo Pere de Centelles, el cual heredará, además de la Baronía, las otras posesiones pertenecientes a su padre. El nuevo Señor no sólo querrá conseguir más derechos sobre la puebla de Bonretorn, sino que intentará que el rey le venda la misma Villarreal.

Alberto Ventura Rius

*

0 respostes

Deixa una resposta

Vols unir-te a la conversa?
No dubtis a contribuir!

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.